jueves, 24 de enero de 2008

¿Sirven para algo las campañas electorales?



Con la caterva de personajillos que suelen pasar por aquí, ya sé cuál va a ser la respuesta, pero estamos aquí para discutir así que a ello. Argumentaréis que a los mítines sólo van los convencidos, que eso de los indecisos es un cuento macabeo, que los debates de la tele se ven por puro morbo, que la gente ya tiene decidido el voto, que si patatín, que si patatán. ¿Ves? Acabo de cargarme los posibles comentarios. Pero no estoy de acuerdo.

La campaña electoral sirve para generar corrientes de opinión, sirve para gastar una pasta gansa y dar de comer a publicistas, radios y televisión, sirve para comprobar lo capaces que son de mentir con promesas disparatadas. Creo que si no hubiera campaña la gente iría menos a votar, porque aunque acabemos hasta el mismísimo gorro de pantochadas, de pactos imposibles, de inauguraciones ad hoc, sin el incentivo ese de "¿ganarán los que yo voto o los que yo creo que van a ganar?", la mayoría de las personas ni se acordarían de ese sacrosanto derecho y deber que nos asiste de depositar unas papeletas (blancas y sepias) en la urna con el soniquete de nuestro nombre y apellidos aún resonando en la sala. Además a los que no apreciamos nada a los políticos, nos dan la oportunidad de tener munición noviolenta para futuros ataques.

¿Campañas electorales? Sí, gracias.

Eso sí, estoy dispuesto a cambiar de opinión, no de voto, si alguien me convence de lo contrario.

6 comentarios:

xabiermen dijo...

odio la politica asi que no discutire sobre ello. son todos unos mentirosos y lo unico que quieren es poder.

Javier Vizcaíno dijo...

Ya ves que vamos en sintonía... Este post es del jueves y lo escribiste sin tener ni idea de que el miércoles habíamos decidido dedicar el A Dos de MQP a ello.
Me sale el gallego: Ni si ni no ni todo lo contrario. Si tienen que existir, que existan. Me gustaría ver de vez en cuando un poco de imaginación, alguna propuesta transgresora (repartir condones ya está muy visto). Se copia lo yanqui y mal. Hay mucho enteradillo que va de asesor electoral. No son pocas las veces que el candidato (o el político en cuestión) es mil veces más hábil que su presunto asesor. De togas las "Fragadas" -de Manuel Fraga, digo- la que más me gusta es la de la bronca que le monta a un asesor que trata de decirlo cómo comportarse ante la cámara.
En resumen, que me dan igual las campañas. Son un rito, como salir a cantar en Santa Agueda y cosas así...

mikel dijo...

JV: Pues es curiosa la sintonía, sí, porque bien es cierto que no tenía ni idea del A Dos de hoy. Igual era un bluf que rondaba en el ambiente y que se repite cada poco en este país. No sé dónde está el truco de ganar o perder las elecciones pero a veces los asesores son un lastre, estoy de acuerdo.

xabiermen: pues viniendo el comentario de una persona de 14 años, el futuro de los políticos está muy oscuro.

quecaro dijo...

Da la sensación que cada vez es más espectáculo, con esas personas puestas detrás del candidato.
Aquí son campañas muy en plan candidato solitario,no salen las mujeres y los hijos...
Friamente sirven para ese millón de votos que tanto van al PSOE como al PP.
Van para un millón de indecisos.
Lo que no sé es de que forma la abstención puede beneficiar a unos y otros.
¿EL que más gasta en campaña más votos saca?
Me imagino que sí.
Espero que dentro de poco se pueda votar por Internet, y sea algo sencillo y rutinario y que quizá elimine ese espectáculo.

PS:
mikel, a donde estabas que no fuiste?

mikel dijo...

Estoy con JV y contigo, quecaro, en que cada vez es más espectáculo pseudoyanki con esas puestas en escena con un grupo de personas detrás del candidato. Me han comentado alguno que trabaja en la organización de estas movidas, que resulta cuando menos humillante la selección de gente que hacen entre los asistentes, poniendo a algún que otro inmigrante, gente de diversas edades, chicos y chicas monas, algún modernillo, les leen la cartilla, y hala! a filmar.

Está todo estudiado, como las patillas encanecidas de Felipe González pidiendo el sí a la OTAN, o el reparto de tazos con las figuras de los lehendakaris que en este pueblo han sido.

Respecto a lo de repartir condones, ayer los jóvenes del PP (algunos no tan jóvenes) repartieron CDs vírgenes en Bilbao para demostrar su postura contra el canon (seguro que los pagaron con canon). Entendemos lo de vírgenes por cómo son ellos y lo que manda su santa iglesia, pero repartir??? En fin, como no están de acuerdo con la política de vivienda del PSOE o del PNV, pues eso, que repartan escrituras de pisos ya que los hacen sus papaítos constructores. Es una idea.

Iñaki Murua dijo...

Otra visión de las campañas, en el Jueves, vía Caduca hoy