miércoles, 26 de marzo de 2008

¿Deportes sin vencedores ni vencidos? Ummm...

Hemos cambiado las pistolas, los tirachinas y las espadas de palo de nuestros hijos por balones, consolas y cursillos de tenis, pero eso no los ha hecho menos violentos o más solidarios. Siguen siendo igual de egoístas, pero seguramente más taimados; más capaces de vilezas programadas.

Se lo hemos inculcado desde pequeños, cuando los mandamos a la escuela a que los califiquen, cuando les enseñamos a vencer en el deporte y luego a ganar en la vida.


Les damos buenos ejemplos, cuando vendemos nuestro viejo piso por el triple de lo que lo compramos, cuando no nos basta con un sólo coche, o cuando viajamos para conocer mundo pero no conocemos al vecino de al lado

La mayoría no empuñarán un arma pero serán capaces de mandar a otros a la guerra.

Porque en el fondo no ha cambiado nada... porque seguimos preparándolos para imponerse sobre los demás.


Kanif, nuestro inquieto donostiarra, se ha cascado un post corto y demoledor sobre cómo educamos, en qué educamos y en último término, para qué educamos. Creo que tiene razón en el fondo y en la forma porque seguimos educando parecido, pero ahora no sólo los adultos o sus iguales tienen cartas en el asunto, sino que hay un montón de factores adicionales y externos que también influyen.

No, no le voy a echar la culpa a la sociedad, a la tele o a los videojuegos, ni siquiera a la radio que tan poco oyen nuestros retoños, y creo que es mejor hablar de responsabilidad que de culpa. Los deportes infantiles de grupo han sido una forma de educación un tanto resbaladiza, primero por quiénes los impartían, habituales practicantes de ese deporte frustrados o que creen que lo saben todo, y luego toda esa caterva de padres y madres desatadas que en las competiciones enseñan su cara de forofogoitia, en el peor de los sentidos. He visto enfrentamientos en las gradas que daban verdadera vergüenza ajena, entre padres y madres que les transmitían a sus hijos ese "fair play podrido" del "yo chillo más que tú"y el árbitro es un c*brón.

Además los deportes casi son los sustitutivos de las peleas a tortas de nuestras antiguas tribus, de las escaramuzas a pedrada limpia o de las luchas banderizas si nos ponemos espléndidos, así que parecen una escuela de socialización adecuada para el modelo de sociedad que vendemos y nos venden. Los deportes donde se coopera, los juegos donde no hay ganadores, los procesos de paz donde no hay vencidos, pues eso, que no gustan. Nada de nada.

A mí sí, ¡¡¡que conste!!!

lunes, 17 de marzo de 2008

Una semana de vacaciones en Finlandia para recuperar la pareja.



Esta noticia se puede leer aquí en perfecto inglés :

El parlamento finlandés estudia conceder a todos los trabajadores una semana al año de "vacaciones del amor"

Tommy Tabermann, quien no por nada era poeta antes de convertirse en diputado en el Parlamento de Finlandia, ha propuesto que se garantice a todo trabajador siete días de love vacation una vez al año. Estas "vacaciones del amor", adicionales a las cuatro semanas de toda la vida, servirían según el legislador para "evitar que las parejas se desintegren" y para "ayudarles a encontrar de nuevo la fuente del amor".

Pues en esto, como en tantas otras cosas, Finlandia es diferente, para lo bueno en educación y para lo malo en tasa de suicidios y violencia machista donde también rompen las estadísticas. Pues a Tommy se le ha ocurrido que conviviendo se podrían solucionar los problemas parejiles, a lo que añado desde un punto de vista más al sur, o se podrían jorobar aún más. O sea, que no basta con los socorridos días de San Valentín, no basta con dormir todas las noches en la misma habitación, hay que salir de la rutina y dedicarle una semana a la pareja. Si no te inventas un día especial cada día, da tu relación por moribunda, pero claro, si el estado paga una semana de vacaciones pues puede estar de fábula, sobre todo para los abogados que llevan los "divorcios express".

A ver, y si la ponen aquí ahora que estamos que lo tiramos en materia social ¿aumentaría la vida media de las parejas que hoy está en caída libre? Opiniones quiero...

martes, 11 de marzo de 2008

Ya sabemos lo que cobran los partidos por voto.

Si es para el Congreso cobran 0,79 € con cada voto recibido, y si es para el Senado será 0,32 €. Así que el PP se embolsará 19.995.133 €, casi 20 millones de napos, y el PSOE 19.428.879 €, debido a que el PP ha sacado más en el Senado y los dineros del PSC, son para los sociatas catalanes y no se contabilizan. En total el estado pagará 44.859.345 € por este concepto, lo que es una pasta (para los nostálgicos de la peseta: 7.463.966.977 pts). Sí, SIETE MIL MILLONES DE PELAS. Buf! un pastucio, pero eso sí, es más barata una dictadura (lo pongo para provocar).

Coda: La frase de Bossuet que el periódico El inMundo le dedica hoy supuestamente a Rajoy pero que es extensible a todos los políticos:

"La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir"

martes, 4 de marzo de 2008

Estamos hartos....



El de la foto es un futbolista, Martín Palermo, que juega en el equipo argentino Boca (no hace falta que lo jure), pero lo he puesto para indicar el hartazgo que supone la locura ésta de los políticos pidiendo el voto, o la abstención o viendo la cara del sursuncorda en cada esquina. Se gastan una pasta gasta en esto de la campaña publicitaria (la precampaña ni la nombran), y no tienen ningún rubor en publicarla. Veamos:

El PSOE se gasta 18.600.000 euros en 3.500 vallas publicitarias, 8.000 cabinas telefónicas, 3.000 marquesinas y 20.000 banderolas.

El PP se gasta 20.400.000 euros en 6.000 vallas publicitarias, 1.455 cabinas telefónicas, 1.140 marquesinas y 13.000 banderolas.

Primeras conclusiones: hay muchísimas vallas de esas con CORAza y cabeZÓN (en mi barrio le gana de calle en gigantescos murales, algunos con luz y todo), el doble de Mariano que las de José Luis, aún quedan cabinas telefónicas (!) y con el viento que hace muchas de esas banderolas estarán hoy en la punta del monte.

Los otros partidos tampoco se quedan atrás en dilapidar impuestos:

IU: 4.500.000 euros
CiU: 3.000.000 euros
ERC: 1.500.000 euros
EAJ-PNV: 900.000 euros

Sin ánimo de ser muy científico, dividimos el gasto entre los diputados para saber lo que cuesta sacar uno (uso los datos de la pasada legislatura), y nos queda:

  • 113.000 euros/diputado PSOE
  • 138.000 euros/diputado PP
  • 900.000 euros/diputado IU
  • 300.000 euros/diputado CiU
  • 187.000 euros/diputado ERC
  • 128.000 euros/diputado EAJ-PNV

Vamos, que al que gana le sale "barato" cada uno comparándolo con los otros aunque se gaste un pastizal, incluso quedar segundo es bastante rentable, o tener una buena distribución territorial como el PNV que lo hace por un pequeño pico si lo comparamos con lo caro que le sale a IU. Ya sé que tiene delito la cosa, sobre todo lo que pasa con IU, que saca el triple de votos que el PNV y tiene 2 diputados menos, pero la ley electoral es así hasta que la reformen... si pueden o quieren.

Para acabar, y haciendo la media de los numeritos de arriba, poner un diputado en el Congreso sale por 294.000 euros, unos 49 millones de las antiguas pesetas lo que no está nada mal. Está de asco más bien.

Aunque esto es el chocolate del loro comparado con el gasto militar pero eso es de otro blog. Algo tendréis que decir ¿no?