domingo, 30 de diciembre de 2007

Los Quads y algunas motos destrozan el monte



Este fin de semana he ido un par de veces al monte y en ambas ocasiones me he encontrado con los dichosos quads yendo por caminos estrechísimos, quedándose atascados, destrozando sendas y sobre todo el silencio. En nuestro caso nos tuvieron parados un buen rato porque se quedaron atorados en una senda demasiado estrecha para quads, y mientras sus ruedas derrapaban y nos cubrían de barro, sus escapes nos obsequiaban con un tufillo pestilente más un ruido infernal y casi estuvimos temiendo que nos pidieran ayuda para remolcar alguno de sus 5 vehículos a cuatro ruedas y otro par de motos de montaña.

Supongo que habrá de todo como en botica, pero los que cumplen con los recorridos marcados, los que respetan la naturaleza son minoría. Empezando con que sus máquinas hacen un ruido infernal, que sus ruedas pueden destrozar cualquier superficie de sotobosque, siguiendo con que miran y tratan con desprecio a los caminantes mientras se saltan todas las barreras, y acabando con sus argumentos de que si pagan sus impuestos de circulación y el monte es de todos pueden hacer cualquier cosa, muchos están haciendo un daño irreparable al monte.

En algunas comunidades autónomas ya han prohibido su tránsito por pistas forestales y sólo tienen tramos marcados. ¿Y en el País Vasco?

lunes, 24 de diciembre de 2007

El cristianismo, un éxito publicitario sin precedentes.




Siguiendo con el tema de la publicidad, vamos con otro gran éxito: el cristianismo. A un tal Pablo de Tarso la caída desde un caballo le sentó muy mal y empezó a imaginarse cosas, hechos, enseñanzas de alguien muerto bastantes años antes y del que le había llegado retazos de su vida. Es más, tanto es así, que entre esos retazos no había nada de su vida terrenal, ni de sus milagros, ni nada de la infancia del personaje, eso precisamente que se celebra estos días, el nacimiento del hijo de dios en un portal de Belén cuando iban camino de otro sitio. Hasta en esto último hay lío entre cronistas porque Mateo y Lucas no se ponen de acuerdo en si ya estaban en Nazareth o llegan para eso del censo con el que el catolicismo tardo-franquista nos dibujaba la película. Pero para Pablo de Tarso eso era lo de menos. Él era un gran publicista y utilizaba los medios de la época, o sea, viajar, dar sermones, escribir y leer cartas, de esas que a mí siempre me han hecho mucha gracia los gentilicios: a los Gálatas, a los Tesalonicenses, a los Filipenses, a los Colosenses. Después también escribía a gentes que él convertía y que le servían de "campaña de refuerzo del producto", un par de ellas a Timoteo (no me hagais hablar) y una a Tito, sin olvidarnos de Filemón, que esta vez iba sin Mortadelo. Pero lo dicho, Pablo montó una campaña exitosa en base a unas visiones, eso que ahora los creativos publicitarios llaman Brainstorming, puso los medios adecuados, sandalia y mucha carta, y se dedicó al Busque, Compare y si encuentra algo mejor será un hereje y en cuanto pasen unos cuantos siglos y cojamos pujanza, lo apiolaremos en público, que es una especie de anuncio para recordar la marca.

Nadie sabe si Jesucristo existió, si nació en Belén, en Nazareth o si lo trajeron en una nave para preservar el hímen de su madre, pero lo cierto es que aquello que empezó siendo una secta se convirtió con el paso del tiempo en todo un motor de colonización y dominación por el terror, ya sea al diablo y al infierno o a la excomunión y a los hierros al rojo. De Pablo tendrían que aprender muchos publicistas cuyas campañas pasan sin pena ni gloria.

Un detalle para dentro de unos días: fíjate cómo será la cosa, que los reyes esos de oriente que Mateo describe así, tal cual, se convierten en tres, cada uno de un pelaje y un paisanaje y según donde te cuenten la historia, hasta hay uno negro. A un conocido de Nigeria los misioneros siempre le habían dicho que eran blancos blanquísimos, así que se sorprendió cuando el primer trabajo que le ofrecieron aquí fue hacer de Baltasar. Y es que la publicidad también se adapta al público.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Los futbolistas de primera son gente pobre



Por polemizar un rato aunque seguro que hay más gente de acuerdo que en contra...

En el Atletico de Madrid Reyes se mueve en un Mercerdes Mc Laren o un Audi Q7; Seitaridis, uno de los más sibaritas, en un Lamborghini o en un Ferrari; Maniche también conduce un Lamborghini que alterna con un Porsche Cayenne; Abbiati luce un Bentley; Luis García un Aston Martin, Mista y Pernía un Q7; Motta un gigante Porsche Cayenne Magnun… Y eso que tienen un acuerdo con KIA que les regaló o prestó un coche a cada uno.

En el Valencia se ven, por ejemplo, el nuevo Audi R8 de Silva; el Ferrari de Cañizares y el de Joaquín o el Porsche 911 de Villa y eso que Toyota, el patrocinador oficial, les prestó un buen coche.

Y así pasa en casi todos los clubs donde una marca de coches les da un utilitario de lujo para que lo paseen, para que vayan a los entrenamientos, y a estos se la sopla como se la soplan tantas otras cosas. Me gustaría conocer los del Athletic y/o La Real.

Futbolistas... menuda tribu!

martes, 11 de diciembre de 2007

Los anuncios de la "caja tonta"



Nos hacen soñar, nos deslumbran con sus infografías, nos meten en la acción con sus animaciones 3D, nos machacan el cerebro con sus tonillos pegadizos, nos parten la caja con su humor afilado... pero antes de nada, un pequeño test: se trata de adivinar el producto con unas cuantas pistas:

  1. Caballo con rubia encima
  2. Busque, comparé y si encuentra algo mejor...
  3. El borreguito
  4. La chispa de la vida
  5. Las muñecas de ... se dirigen al ...
  6. Los limones del Caribe
  7. Si no hay ..., nos vamos
  8. Vaqueros con sombrero tejano blanco fuman
  9. Dos escrituras a elegir
  10. Patxiiiiiiii
  11. Tenemos chica nueva en la oficina...
  12. Tacita a tacita...
  13. Matiiilde
  14. Un poco de pasta basta...
  15. El que sabe, suave...

Si has adivinado más de 10, o ves mucha televisión, o eres muy mayor, o ambas cosas.

En veinte segundos llegan a lo más profundo del cerebro, te generan una necesidad que no tenías y asocias para siempre el producto y su imagen, y eso sin añadir fotogramas de publicidad subliminal y demás maniobras poco éticas. Luego hay excepciones como los de Coca Cola de 3 minutos, una verdadera maravilla de la infografía, y que sirven para consolidar la marca, o los que pretenden denigrar las otras marcas, o los que buscan despertar nuestras conciencias para aportar algo de pasta. Para rodar algunas de esas maravillas se emplean millonadas, tiempo incontable, reuniones de ideas que acaban a las tantas y todo por el sacro santo imperio del comercio. Pero no olvidemos que en realidad están pensados al milímetro, hasta los de los payasitos de color, o los de "una solución quiero", y detrás de cada fotograma, de cada color, de cada movimiento, de cada nota de la sintonía, hay una intención que se medirá en ventas, en "penetración" de mercado (suena horrible) y en beneficios. Si no se dan, no hay más campaña. La gente se gasta una pasta inmensa en publicidad, pero es la ley del mercado y ya lo dijo Henry Ford en una sonada anécdota:

Cuentan que, superada la Gran Depresión estadounidense del año 29, el legendario constructor de coches Henry Ford apenas logró en el primer ejercicio la recuperación de unos dólares de beneficio. Un periodista, conocedor del detalle, le abordó y preguntó:¿en qué va a invertir usted esos dólares, señor Ford? “ En publicidad naturalmente”, respondió el fabricante e introductor de la producción en cadena de automóviles.


¿Y si la publicidad se usase para remover conciencias, para trabajar por un mundo más justo y no tan consumista? Ya, ya lo sé. Es inocente pensar esto y además supondría un dineral que cualquier otra campaña fundiría en dos patadas, pero soñar es gratis y es la publicidad de los pobres. Por cierto, hoy he soñado con el primer humano que pisará Marte y creo que es biznieto de uno de los primeros astronautas... un tipo muy majo y muy delgado me ha parecido.