viernes, 28 de diciembre de 2012

Al día en punto, un programa que se va junto con la radio donde emite.


Cuando Oiane Flaño (sin h) me ofertó entrar a formar parte, allí por septiembre, de la familia de su programa en Punto Radio, no suponía que iba a durar tan poco. He de decir que en estos meses he disfrutado en su espacio sobre todo de tres cosas:

1.- La profesionalidad de Oiane.
2.- Grata y cambiante compañía.
3.- Libertad para decir lo que se me ocurriera sobre cualquier tema.

Las tres han sido un lujo y esa charla relajada de media hora siempre ha sido algo agradable de realizar independientemente del tiempo que hiciera fuera o de las noticias a tratar. Vocento apostó fuerte por otro tipo de radio, con tertulias sosegadas, con diferentes voces, pero la excusa de la crisis se lleva por delante toda una radio y a todos los profesionales que en ella trabajaban. He disfrutado con el verbo fácil de Manu, que se enciende con facilidad y que embiste a los trapos que le pone Oiane, la dificultad de hablar, o mejor, de tener la oportunidad de hablar cuando tenías de compañera a Tatiana, la parsimonia de Jose, el tercer abogado, la terrible velocidad oral de Juancar, la tranquilidad de los argumentos de Asier, lo preparado que lo traía todo Iñaki, y en los últimos programas el verbo encendido de Oiane que dejaba los bártulos de directora y presentadora para darle a todo lo que se movía. Hasta la gente de control es maja en ese sitio, el chico de ojos soñadores del que desconozco su nombre, el chico de los informativos, el del tupé, y la inefable hippie Naiara Serrano, la chica de las teclas y la voz meliflua. 

Me he sentido a gusto con todos y con todas, en plena libertad para opinar sobre lo divino y lo humano, dando leña a políticos, militares, curas y banqueros, a corruptos y malandrines, repartiendo cera a quienes nos gobiernan y hasta a los dueños de las ondas. No nos hemos cortado y por eso hoy tampoco lo voy a hacer a la hora de criticar lo que está pasando en los medios de comunicación. No voy a ser tan prolijo, ni tan desagradable como el que escribió este post pero desde el ciudadano de a pie diré que es un delito no saber administrar una empresa, dejar en la calle a profesionales que se han partido el pecho por ese proyecto, abandonarlos a su suerte en una época donde la explotación está allá fuera. Señores de Vocento, son ustedes bastante inútiles por no haber sabido llevar a buen puerto este barco, por haberlo embarrancado en aguas fangosas y no merecen el puesto que detentan. Corto y contundente, como me gusta ser. Les deseo la mejor de las suertes a los trabajadores y trabajadoras de las ondas y a los que hacen y deshacen contratos no les deseo nada, les atizo con el latiguillo de mi indiferencia y que sepan que aquí va a haber siempre una lengua viperina que va a denunciar cualquier tipo de tropelía que atente contra la dignidad humana, que eso es al fin y al cabo el tener trabajo. Nos vemos en las calles, probablemente en diferente posición en la barricada.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Aprendemos a pesar de cómo nos enseñen


Hace unas semanas me encendía en Twitter con una polémica que originé yo mismo. La argumentación era sencilla, igual demasiado sencilla y fruto de lo que llevo viviendo en la educación desde hace 25 años. A ver si me explico sin molestar a demasiada gente. Vivimos en un  planeta que ha cambiado en un par de siglos más que en toda la historia, hemos puesto naves fuera del sistema solar, varias personas han caminado por la Luna, hemos aumentado la esperanza de vida de casi toda la humanidad en muchos años, dominado las fuentes de energía y comunicado el planeta mediante Internet. Vale, todo muy bonito, así que en el siguiente párrafo suelto la bomba.



Las personas que han hecho avanzar la humanidad a semejante velocidad se formaron en un sistema educativo que hoy en día abominamos.¡Hala! ya lo he dicho. En este mismo blog, en un post de hace casi tres años, elogiaba la rutina que nos hace alcanzar la perfección, la repetición una y otra vez de los movimientos de un baile, la presión de los dedos en el traste de un violín o el estar 2 horas después del entrenamiento lanzando triples. El modelo de educación que ahora nos parece que mutila, que deja en la estacada a un montón de púberes y prepúberes, es el que educó a los ingenieros que han puesto los satélites ahí arriba, el que instruyó a las investigadoras que desentrañan el ADN o que graduó a arquitectos que diseñan edificios fuera de toda lógica como el Guggenheim de Bilbao. Las personas que hoy trabajan en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN y que buscan de qué está hecha la materia y el tiempo, sufrieron unos curricula salvajes basados en la memorización, en interminables series de problemas y ecuaciones matemáticas más parecidas a la magia que a la ciencia. Es más, y esto ya va a ser la guinda de plomo en este pastel, las personas que educan a esas otras personas tan creativas también soportaron el mismo sistema educativo o uno parecido.

Todo lo dicho arriba no quiere decir que esté a favor de un modelo caduco donde los contenidos sean lo importante, donde la selección sea brutal y donde aprender sea sólo para gente con las neuronas en su sitio pero tentado estoy. Me acuerdo de unas palabras del ínclito Clemente, el entrenador del Athletic campeón de los años ochenta. Cuando le preguntaban sobre la razón del éxito de aquellos rojiblancos que ganaron ligas a la pléyade de estrellas que eran el Madrid y el Barcelona, Clemente siempre argumentaba lo mismo, que en aquella época, en Bizkaia y alrededores, todo el mundo jugaba a fútbol y sólo a fútbol, que había mucho y bueno de donde elegir y que el Athletic era la selección hecha entre 2 millones de personas. Para acabar siempre sentenciaba: "De la cantidad salió la calidad". Bueno, en lo del deporte igual se podía admitir pero enseñar y aprender no tiene las mismas connotaciones.

Ahora tenemos medios y sistemas diferentes de aprendizaje pero como pasa con nuestro metabolismo, tenemos un mecanismo neuronal y unas hormonas de la Edad de Piedra. Durante milenios hemos aprendido con la sencilla máxima del "Try&Error", "Prueba&Yerra" y por lo tanto aprende, y tanto es así que aún utilizamos la repetición para quedarnos con algo, así que tanta teoría pedagógica se estrella contra el diseño de miles de años de evolución. Somos lo que somos por una chiripa cósmica, por una serie de mutaciones afortunadas y aprendemos a pesar de cómo nos enseñen. He dicho. 

PS: Esto es la primera parte de algo mucho más denso que me bulle en las entrañas y genera tormentas en mi encéfalo (y algún que otro dolor de cabeza). Continuará...

viernes, 30 de noviembre de 2012

Esto iba para Carta al Director de un periódico, pero igual era impublicable


Yo tengo la solución contra la crisis y por lo tanto conozco el sistema para acabar con el paro, la precariedad laboral y con todas las consecuencias que hemos sufrido estos años. No es una salida complicada, no implica grandes sacrificios, es un mecanismo simple pero contundente. Sé que tenía que haber hablado antes, sé que hay mucha gente sufriendo  y que algunas de las situaciones que deja este tsunami financiero son irreparables, pero hasta ahora no he podido pronunciarme. 

Algunos dirán que teniendo la solución a este fenomenal entuerto, sacar provecho económico de su publicación será pan comido, pero no es tan fácil. Otros argumentarán que es incierto, que si fuera así, cualquier otra persona mucho más preparada que yo habría propagado a los cuatro vientos semejante hallazgo, y no les quitaría la razón porque yo de economía no entiendo casi nada. Pero vamos al lío. Para permanecer callado he sufrido la presión de muchos partidos políticos que se han beneficiado de la hecatombe, de insignes economistas que no la vieron venir, de banqueros furibundos, de financieros sin escrúpulos, pero se acabó, voy a hablar. Vaya, sólo me dejan 200 palabras en este diario. Pues otro día será.

sábado, 27 de octubre de 2012

Nos gustan los números redondos


* Pensaba mandar esto como Carta al Director a unos cuantos periódicos pero seguro que tiene más audiencia aquí:

Según la Encuesta de Población Activa hay 5.778.100 personas en paro y la tendencia es a ascender hasta los 6 millones. Cuando lleguemos a esa cifra tan redonda que ya estará en la boca de todos, habrá llantos y crujir de dientes pero hasta entonces seguiremos buscando números que nos sean comprensibles, que nos acerquen más a la terrible realidad. También se ha podido leer en la prensa que uno de cada cuatro españoles está en paro y aunque las cifras no sean redondas se entiende más que el 25%. Dicen que los números son fríos, que se quedan cortos reflejando situaciones personales, que no explican lo suficiente, aunque lo cierto es que ayudan y mucho a la hora de hacerse una idea del lío en el que estamos metidos. Cuando lleguemos a los 6 millones, que a este paso va a ser más pronto que tarde, los titulares ocuparán 5 columnas, pero hace tiempo que, sin palabras, el sufrimiento se lee en los rostros, se refleja en las miradas y se oye en los suspiros. Como decían en mayo del 68, "seamos realistas, pidamos lo imposible", porque este túnel también tiene final, como todos. Allí a lo lejos se ve la luz y no tiene que ser necesariamente otro tren que viene de frente. O sí.

sábado, 6 de octubre de 2012

"Euskadi pregunta" o cómo hacer lucirse a un candidato



Esto va a ser un resumen y además una reflexión sobre ese programa de ETB donde una de mis preguntas armó la marimorena. 

Como había hecho varios estudios de mercado y tengo una fama ganada de peleón ácrata se pusieron en contacto conmigo para ir al programa Euskadi pregunta de ETB, una copia de otro programa francés y que también fue usado en TVE. Una oportunidad para meterle el dedo en el ojo a un político no se desdeña, es más, sabiendo cómo soy,  hasta me dieron a elegir el día y el candidato, así que no lo dudé, Basagoiti, alguien que suele entrar a todos los trapos y con el que pensaba emplear mi capacidad de provocar sus más bajos instintos. Contaba que dado lo "boca-chancla" que es el candidato del PP pudiese sacarle de sus casillas por muy amañado que estuviese el programa e hiciese POP, porque cuando haces POP ya no hay STOP (!) 

Una vez hecha la selección a los afortunados (?) se nos hizo llegar un escrito donde se especificaba la dinámica del pre-programa, programa y post-programa, así las cosas quedaban claras desde el principio: teníamos que elaborar 5 preguntas de diferentes ámbitos (Política; Economía; Educación, Sanidad y Cultura; Otras áreas; Pregunta libre sobre gustos del candidato, etc.), y luego la producción del programa elegiría una, nos consultaría y zas! al lío. Yo sólo envié 4 bastante envenenadas y elaboradas con las aportaciones de mis amigos que tienen como gusto la política, y parece que gustaron porque hasta última hora no se decidieron por la que iba a ser MI pregunta. No vi el primer programa así que no sabía en qué consistía la dinámica, el orden, el timing o como leches se llame eso que hacen en televisión, así que iba un poco a la aventura, pero otro escrito nos dejaba muy claras las cosas: no se podía llevar ningún símbolo ni marca comercial visible, había que tratar con respeto al interfecto y teníamos que conservar el secreto de nuestra pregunta hasta la grabación del programa. Mi camiseta del KaskuLore, el casco y la flor antimilitarista, estaba en peligro, glub!

Llegó el día de autos y nos citaron en la sede de la macrosede de EITB en Bilbao, donde un taxi de 8 plazas, un Mercedes bastante mono por cierto, nos esperaba y nos acercaría a Miramón. Íbamos gente de todo pelo y edad, con pintas de lo más diversas así que la selección me pareció, al menos en mi pequeño grupo, bastante plural. Yo con mi camiseta del casco y la flor me temía lo peor así que llevaba otra de repuesto pero eso se vería más tarde. En una hora a toda pastilla ya estábamos en la entrada donde coincidimos con un montón de chicas que iban a otro programa, el de Coros en Euskera donde mis alumnas de Mallabia hicieron un excelente papel hace 3 años, así que allí nos quedamos de espera hasta pasar el control ese del arco. Justo en la puerta de Miramón una azafata euskaldun con una acento precioso nos esperaba a la vez que una cámara, una redactora y una altísima presentadora que hacía preguntas a los que se dejaban. Yo no me dejé. También llegó África Baeta, pintada ya como una puerta y con su vestido a cuestas, además de su sonrisa que no parece abandonar nunca. Aún no llevaba sus tremendos taconazos así que estaba a mi altura. 

Ya dentro, unos sandwiches y unas botellas de agua nos hacían compañía en la larga espera hasta las 9 cuando empezaba la grabación del programa, y entre nosotros, los 30 que íbamos a tomar parte en el asunto, no había apenas comunicación, cosa rara con lo parraplas que parecíamos y somos algunos. Atendimos a la chica que explicó cómo iba a ser la dinamica de tarjeta, levantarte, preguntar, sentarte y no hacer muecas mientras en candidato respondía (a esto último pensaba ser insumiso sí o sí). En grupos de 10 fuimos pasando por maquillaje (unos polvitos en la cara y punto), y volvimos a nuestro encierro por donde una y otra vez pasaba Julian Jantzi que se mueve más lento de lo que yo esperaba. Unos pocos momentos antes de entrar y desconociendo el orden que había en las preguntas, llegaron el jefe de informativos y otro más a explicarnos el objeto del programa, darnos una y otra vez las gracias y darle otra vez con la dinámica. En el apartado de preguntas ya no me puede contener y disparé: "¿Por qué sólo 4 programas? ¿Sólo hay 4 candidatos a lehendakari?". La explicación fue muy didáctica, que si el presupuesto, que si el tiempo, que si la Junta Electoral. Referido a eso de la razón de no hacerlo en campaña electoral tampoco pude reprimir un comentario hiriente que no gustó mucho a la parejita de jefes: "Sois unos cobardicas". Bueno, empezaba el show.

Largo pasillo hasta el plató, asesores de imagen y guardaespaldas de Basagoiti se hacían visibles, pero de Antonio ni rastro. Llegada a nuestros asientos, todo milimetrado por cierto, reparto de tarjetas con la pregunta y primeros ensayos con el micrófono. En la tele todo es mentira como todo el mundo sabe y hasta los ensayos lo eran para ajustar cámaras, brillos y demás zarandajas. A mí me tocó en primera fila y desde el primer momento me oculté de los de las cámaras fotográficas, primero detrás de África y luego del armario Basagoiti para no salir en las promos (en la foto de arriba estoy justo tapado por su corpachón). Antonio se hizo presente desde detrás del escenario carraspeando y realizando pruebas de sonido y todo empezó ya sin interrupción a eso de las 21:00 en eso que llaman "falso directo". Entre los 30 había de toda edad, sexo y condición, algunos como yo con el uniforme de ciudadano contestatario (mi querido Kaskulorea), otros con su disfraz de pepero y algún otro u otra que no se sabía por dónde respiraba. 

África dio el pistoletazo de salida y se sucedieron las preguntas. La primera, la del chico negro que estaba muy cerca de mí, me pareció bastante sospechosa, como para lucimiento del candidato, y siendo la primera me temí lo peor, unas preguntas edulcoradas para que Basagoiti se explayara con su boato habitual. Se fueron sucediendo las preguntas, algunas contra el euskera, glub!, otras sobre posibles pactos hasta que llegó la mía. También tenía decidido ser insumiso sobre la redacción, así que me aprendí el texto, pasé de la tarjeta y decidí adaptarlo para una mejor comprensión: "Si la mayoría de la población vasca decidiera ser independiente de España, ¿serías partidario de aplicar el artículo 8 de la Constitución y mandar los tanques a recuperar la unidad de la patria?". Al formularla me toqué la patilla izquierda que era la señal para mi alumnado, que quede claro... Sabía que no iba a coincidir con lo que rotulasen debajo pero bost axola, así se entendía mejor porque mi pregunta original acababa con "tanques". En la respuesta, el amigo de sus amigos Basagoiti perdió su sonrisilla de caramelo de toffe y con su desparpajo habitual no dio una respuesta directa sino que empezó con el raka-raka habitual de las ramas de ETA. Como hablar sin "control" suele generar "embarazosas" frases se entendió que los únicos tanques que él había visto eran los de ETA (!). Desde mi silla pensé: "pena de no poder estar en Twitter ahora porque el hashtag #tanquesdeETA podría triunfar", pero alguien pensó lo propio y #lostanquesdeETA se convirtió en Trending Topic, TT, por estos lares en un pispas. Mi pregunta antimilitarista se había convertido en una bandera independentista y la gente abertzale se frotó las manos con la respuesta del deslenguado Antonio. Procuré ayudar poniendo caras de incredulidad y moviéndome más que las pupilas de Madrazo cuando hablaba de VPO, así que para lo que había ido ya estaba cumplido. 

El programa transcurrió con preguntas amables o alguna que otra afilada pero daba igual porque el político había venido a driblar, a esquivar cada una y a "hablar de su libro", de su programa, y nosotros, a pesar de que nos lanzaba loas en cada intermedio, le importábamos exactamente una higa. Al acabar en el hueco de la tarjeta que dejaba la pregunta que modifiqué le escribí: "Muniain va a ver peligrar su puesto en el Athletic porque has driblado todas las preguntas. Firmado @eztabai". Al acabar ni se digno en acercarse a nosotros, y a varios metros le pedí que tomara mi tarjeta que rápidamente leyó y me espetó eso de : "Anda, así que tú eres Eztabai. Vale, seguiremos discutiendo".

Mi reflexión sobre el programa a continuación:
  • Que no haya posibilidad de réplica desvirtúa algo el formato pero la tele es la tele, así que las ovejas que entran por las que salen. 
  • No sé si el candidato sabe las preguntas, dicen que no, pero seguro que como buen político tiene una batería de respuestas preparadas para cualquier contingencia, yo al menos así lo haría, así que era difícil pillarle en renuncio. Eso sí, a Basagoiti es más fácil hacerle una celada porque se le calienta la boca. 
  • En los días posteriores hubo una cruda polémica porque entre los 30 al menos había 3 militantes del PP, un 10%, y supongo que la empresa que hizo la selección no preguntó a quién se vota (yo se lo hubiera dicho, a una raja de chorizo). Aquí los enlaces 1 y 2 con la bronca en zuzeu.com. Me parece que los partidos llamaron a rebato e insistieron en tener de los suyos en el formato de programa pero según comenta la organizadora no fue fácil encontrar gente para salir en TV y yo me lo creo. Por cierto, firmamos un papel sobre nuestros derechos de imagen.
  • Esta semana vi un poco del programa de Urkullu que iba como una moto y cortes del de Patxi que miraba al infinito y poco más. El de Basagoiti lo viví en directo y no he vuelto a repasarlo pero seguro que se me escapan cosas así que pregunten, pregunten, no se corten.
  • La crisis ha llegado a ETB y lo de comer y beber en la sala de espera era más propio de Esparta que de Euskadi (!).
  • Me gusta más la radio que la tele, que quede claro. Y escribir sinsorgadas también me pone quod est demonstrandum.

miércoles, 18 de julio de 2012

Para gobernar hay que saber jugar


En 1983, cuando yo hacía mis pinitos en la informática con el ZX Spectrum, salió a la luz un juego que os invito a disfutar en esta web. Bajo el sugerente título de Dictator, emulaba el gobierno de un país donde tú eras el dictador y tomabas decisiones que convenían más o menos a cada sector de la población. Cada mes una audiencia con un sector al azar, por ejemplo, los terratenientes, te ponía en la tesitura de tener que decidir algo que iba a afectar a los paisanos, al ejército, a los países vecinos, unos de derecha y otros de izquierda, o sea, que al final te ibas enemistando o amigando con partes del pueblo hasta que se mosqueaban, se unían y te la liaban parda. Si habías tenido la precaución de comprar un helicóptero de escape saldrías indemne, sumabas puntos y a otra cosa, mariposa, pero las más de las veces te pillaban y ¡zas!, al trullo. Bueno, ¿y a qué viene toda esta divagación? Salto de párrafo y vamos al lío.

Cuando uno se ofrece a dirigir un país, gana unas elecciones presentando un programa con lo que va a hacer y por tanto también con lo que no va a hacer, se supone que tiene una idea de por donde van los tiros. Además, se suele presumir de haber hecho una oposición responsable, de conocer los entresijos del poder porque ya se ha estado en él (8 o 48 años, según se mire), y de manejar los resortes económicos y sociales adecuados para tamaña faena. Pues bien, con todo y con ello parece que lo primero que hay que buscar es el culpable adecuado, el mangarrán que ha estado antes que tú y que era un inútil integral, la situación mundial, el calentamiento global o el esguince a mala baba del delantero estrella del equipo del gobierno, la vergüenza del país. Que tú lleves en el poder un tiempo, que tengas a las mejores cabezas pensantes a tu servicio, que la gente te haya votado en masa o que estés haciendo justo lo que los que de verdad mandan te ordenan, no parece garantía de éxito. Se podría aventurar que en realidad no sabes gobernar, que si el otro era un inútil tú eres un cenutrio del mismo pelo, o se podrían echar balones fuera culpabilizando a distintos sectores sociales, uno a uno o todos a la vez, en la estúpida pretensión de que eso no iba a tener ninguna consecuencia. Si hubiesen jugado al Dictator se darían cuenta de que si mueves algo en el entramado social, por lógica algo se menea para bien o para mal en otro ámbito, y ya te puedes ir comprando un helicóptero de escape porque las cosas se van a poner feas, muy feas, horribles más bien, y vas a arrastrar en tu caída a todo un país. 

Para gobernar, hágannos un favor: aprendan a jugar. Y a perder.

lunes, 30 de abril de 2012

Blogs, parloteo o la batalla continúa


La inefable @loretahur en su blog planteaba el otro día que los blogs han muerto debido a la dictadura del microblogging, de mensajes cortos muy típicos de Twitter o el parloteo de Facebook, o del último bar de Internet que es Pinterest y sus hijos bastardos. Parece que el post era una de esas reflexiones que se hacen en blogs sobre la muerte de las blogs, una especie de pescadilla que se muerde la cola, un argumento cíclico que lleva rondando la blogosfera desde hace un tiempo, pero @loretahur iba un poco más allá y tocaba el tema de la eterna lucha entre personas introvertidas o extrovertidas. Vayamos por parte que dijo la forense. 

Cuando nacieron los blogs, los que siempre hemos tenido mucho que contar al mundo encontramos una forma de expresión que nos llenaba sobremanera, y escribiendo, escribiendo, a veces textos cortos, otras veces parrafadas, otras poesías o comentando las fotos que insertábamos, nos sentíamos pertenecientes a ese mundo de comunicación que se abría a nuestros teclados e imaginación. A mí me costó entrar en el microblogging porque siempre he sido muy propenso al rollo, a explicarme hasta en exceso, y así desde el primer momento Twitter me pareció una forma de blogueo para cobardes como lo expliqué en el Bazar de los locos. Ahora parece que la batalla se está inclinando del lado del texto corto, de las pequeñas joyas de 140 caracteres o de los minicomentarios en los blogs que tienen algo interesante que decir, pero no es así del todo. 


Resulta evidente que hay miles de blogs que no aportan nada (éste que estas leyendo puede ser uno), pero hay otros que son los que retroalimentan las redes de microblogging, que aportan mucho más de lo que se puede decir en minitextos donde hay que encajar las palabras con calzador, ser original, dicharachero y caustico todo a la vez. En un blog puedes escribir largo y tendido, argumentar, insertar fotos, gráficos, explicar tus ideas, entrar en polémica en los comentarios, hacer columnas de opinión o poesías de ocasión; en los minitextos ni se te ocurra hacer nada de eso ¿Que hoy cuesta más ponerse a escribir aquí que allí? Sí, y la prueba es que este texto lo tenía empezado desde el 2 de abril y hoy es 30 y aún no lo había publicado ¿Que hay más lectores que van a leer mi tuit donde voy a anunciar este post que los que van a pasar por aquí? También, pero tal vez alguno comente aquí y allí, todo se retroalimente y más gente lea estas frases. De momento creo que ambos estilos pueden y deben convivir, como buenos vecinos y no como enemigos, pero veremos qué dice la audiencia.


Para acabar he de decir que muchas veces me meto en unas filípicas tremendas en Twitter, y es muy difícil discutir en 140 caracteres teniendo en cuenta que has de mantener la argumentación y las esencias del pajarito, esto es, texto directo, juegos de palabras, sarcasmo y mil cosas más. Alguna vez a mis contertulios les he propuesto pasar a Google + que para mi gusto tiene una plataforma adecuada para la discusión, sin límites de texto y con una interface ágil y agradable (además de espartana que es lo que me gusta), pero la sombra de Facebook es muy alargada y prefieren parlotear en esa red del chismorreo con comentarios cortos e insulsos, jo! Veremos qué ocurre en los próximos meses o años, y veremos si somos capaces de hacer convivir la argumentación larga y sosegada de un blog con el picoteo de por ahí fuera.


PS: Respecto a lo de la introversión o extroversión creo que prepararé otro post; y otro sobre infoxicación. Ser un procrastinador trae problemas, lo sé. Y me gusta!

miércoles, 21 de marzo de 2012

También en Coeducación parece que en el MOC Bilbao fuimos pioner@s



Hoy he recibido un mail del inefable Rafa Ajangiz, aka Rafatxu. Lo leemos y luego comentamos:


Arroba y género


No va a ningún lado: la @ no es sino una de las muchas grafías que se utilizan para visibilizar a las mujeres en la escritura; otras son el * (ciudadan*s), la x (ciudadanxs), la / ciudadanos/as)... Personalmente, recomiendo el genérico (ciudadanía) y la inclusión ocasional de “los hombres y las mujeres” para visibilizar un poco más.

Pero puestos a incordiar porque todo el mundo opina y reopina, con RAE o sin ella, me propongo lanzar una teoría: que la @ nació en el MOC de Bilbao, por eso de que somos de Bilbao o alrededores, o que, en todo caso, compartimos sin saberlo el embrión de este engendro, un nacimiento múltiple y ubicuo.

Tengo en mis manos un documento público del MOC de Bilbao, fechado el 16 de agosto de 1992, y varios más que le siguen ese mismo año, que hace uso de la @ para incluir a mujeres y hombres. Está escrito con una tipología rara, como aquellas que venían en paquetes de caracteres para mejorar la insulsa letra de puntos de MS-DOS que escupían las ruidosas impresoras matriciales de papel continuo. Recuerdo que en aquel año no teníamos internet ni nos lo imaginábamos, no sabíamos lo que era un correo electrónico, no existía windows en nuestro país, así que sólo una mente acostumbrada a asteriscos y "x" y cosas por el estilo pudo apropiarse entonces de ese signo raro que parecía combinar “o” y “a” para significar eso mismo, que somos iguales, que estamos en el mismo barco para hacer una sociedad distinta; no en vano, muy significativamente, el texto menciona el patriarcado entre la violencia o violencias varias a quebrar o superar en el marco de una desobediencia civil por una autodeterminación autodeterminada y autodeterminante. ¡Rar@s éramos en el MOC!

¿Conocemos algún otro precedente? Encantado estaré de conocerlo.

Rafatxu

PS: En realidad, tú fuiste co-culpable.


Hasta aquí el mail. La memoria es un instrumento curioso que cuando quieres que funcione no lo hace y cuando deseas que se apague no encuentras en botón por ningún sitio. Rafatxu ha hecho que se me enciendan circuitos que creía olvidados y me he acordado de nuestros escritos de apoyo a la Insumisión maqueados en un Chi-Writer (no sé si se escribe así), que los hacían un poco más vistosos que los que escupía por aquella época nuestro Wordstar, el Writing Assistant o el Wordperfect, que me parece que en el 92 no podíamos ni instalarlo en el chino (así hemos llamado siempre al ordenador de Bakearen Etxea). Me he acordado de todos aquellos documentos con los que les dábamos escrita la crónica a los y las periodistas que venían a nuestras ruedas de prensa, esa gente que casi nunca preguntaba, menos Gorane Alonso, la del Egunkaria, que sí que era incisiva. Y por último me he acordado de nuestros escritos llenos de "arrobas", que eran del todo obligatorias y que nos salían de forma natural, que hacían visibles a las mujeres que siempre han sido y son miembros del KEM-MOC


Si alguien tiene algo que decir sobre este particular que no se corte, pero me parece que una vez más se demuestra que paralela a la Insumisión se desarrolló una revolución que ha llegado hasta nuestros días (de esto hablaba en este post).

martes, 21 de febrero de 2012

La mano que mece la cuna... de la democracia

Estuve siguiendo en streaming lo que ocurría en Atenas, la cuna de la democracia, con un comentarista que hablaba en un inglés macarrónico que hasta yo entendía, mientras las cargas policiales se sucedían y los edificios ardían. Fuera, la batalla de los que tenían poco que perder era muy cruenta, y a la vez dentro del “parlamiento” los representantes del pueblo votaban a favor de las terribles medidas que les imponían desde Europa la gente que maneja el dinero, todo un contraste. En esto de la política parece que funciona algo parecido al paternalismo mal entendido, donde los elegidos para representarte, una vez instalados en el poder, saben lo que te conviene siempre, en cualquier circunstancia, y en esos años de mandato nunca te preguntarán si estás de acuerdo o no con sus decisiones. Al más puro estilo de progenitor autoritario te dirán eso de “cuando seas padre comerás huevos”, y tomarán decisiones que no estaban en su programa electoral, invertirán donde más beneficios les aporte a sus conocidos y asegurarán su futuro y el de sus nietos por generaciones. La mano que mece la cuna de la democracia está cubierta de una manopla de acero que no va a dudar en empuñar cualquier arma para mantener los privilegios en manos de los que siempre han estado. 


Desde la semana pasada algo está pasando en Valencia. Hay violencia policial salvaje contra jóvenes que se quejaban de los recortes en educación que les ha dejado sin calefacción, y parece que los cálculos de los que aplican la doctrina del shock les han salido mal a los gobernantes. Los políticos del PP estaban felices con su mayoría absoluta en España y con esa que sostienen hace muchas legislaturas en la corrupta Valencia, y justo en su laboratorio de recortes, donde más impunes se sentían, ¡zas! unos estudiantes les dan una lección y se manifiestan empuñando sus armas: los libros. La pérdida brutal de imagen de un gobierno sin piedad puede tener consecuencias irreparables en las elecciones de marzo en una Andalucía azotada por el paro, pero que es muy capaz de votar con la nariz tapada a cualquier cosa que no suene a facha. Puede también que ahora se empiece a entender la razón de la inexistencia de la ultraderecha en España. Igual es que se sienten muy bien en el PP y sus vigilantes uniformados con porra y pistola.


Señoras y señores políticos, ahora somos el quinto poder, tenemos cámaras y micrófonos en nuestros bolsos, mochilas y bolsillos, usamos Internet para hacer agitprop y la noticia se expande mucho más veloz que con los medios tradicionales y además sin censura. Queridos gobernantes del mundo civilizado, GAME OVER.

domingo, 15 de enero de 2012

No me gusta Apple. Y lo explico.


Llevo en esto de la informática desde principios de los años 80 cuando pude disfrutar del ZX Spectrum de un amigo y luego del PC que él tenía en casa, esos de pantalla de fósforo verde. Años después conseguí yo también un ZX Spectrum y con mis primeros sueldos, allí por la primavera de 1988, pude comprarme un PC sencillito. Justo un poco antes de esa época tuve contacto con un Macintosh en la uni de Sarriko, uno de esos cabezones que expulsaban el diskette y me sorprendió su sistema de ventanitas que luego copiaría Microsoft. Desde siempre me ha encantado desarmar cosas, radios, televisiones, relojes... así que cuando me enfrenté al cabezón vi que la cosa no funcionaba con estos inventos de Apple, todo estaba cerrado y bien cerrado y si querías ampliar el ordenador había que ponerle cosas compradas a Apple y sólo a Apple. Luego han pasado muchas cosas, he tenido unos cuantos ordenadores pero, a pesar de tener posibles, nunca he optado por un Apple y más abajo explicaré las razones. Seguro que podremos discutir mucho en los comentarios y así haremos honor al título del blog. A ello vamos.

En este párrafo voy a ensalzar a Apple para luego darle detrás de las orejas. La empresa del difunto Steve Jobs hace aparatitos con mucho diseño, atractivos y dado que su software debe funcionar en su hardware y sólo en su hardware, suelen ir como una seda. Tienen un interface amistoso, fácil de usar aunque seas muy torpe y sus programas de diseño gráfico son lo más de lo más. Sus aparatos tienen una buena vejez, buenas actualizaciones con pocos bugs y el servicio técnico es como el de los PCs, es decir, arreglar poco y cambiar por algo nuevo a la menor duda. Quien posee una de sus maravillas tecnológicas se muestra orgulloso/a de ella, hace ostentación de un producto bien acabado, que le hace su vida mejor y que le convierte en un proselitista de sus maravillas ya sea vía oral o escrita. Algunos llevan hasta el extremo esa actitud y se convierten en fanboys que miran por encima del hombro a todo aquel que no posea lo más de lo más con la marca de la manzana mordida (que rima con podrida). Si lo que quieres es una herramienta que funcione mucho tiempo y que se ajuste a lo que quieres hacer sin experimentar demasiado, y si además tienen una economía holgada para sufragarlo, Apple es lo tuyo. "Y hasta aquí puedo leer".

Ahora el despelleje. Apple es caro, o mejor, como es un producto excelso algunos argumentarán que es caro según con qué lo compares, así que me voy a curar en salud y voy a decir que "no está al alcance de cualquier economía", ni siquiera en sus modelos más normalitos, aunque puedo casi asegurar que Apple no tiene gama baja. Apple es muy incompatible con casi todo y hasta sus conexiones siempre han sido muy exclusivas y hay que comprárselas a ellos. Les ha costado pero al fin, desde que cambiaron sus chips a Intel, pueden hacer rular otro tipo de programas no diseñados específicamente para sus sistema operativos, pero nadie lo hace porque siempre hay un programa, más o menos caro, más o menos barato, que va bien en su sistema. Apple genera en sus poseedores una especie de vitola de "yo puedo permitirme esto y tú no", que resulta ofensiva para el pobre estudiante que ha ahorrado sus 300 € y se puede comprar un PC entero o el tornillo de un Apple, exagerando, por supuesto, no se me alboroten.

Pero todo lo de arriba es soslayable, criticable y hasta defectos menores que sólo a un iconoclasta como yo le podrían importar, así que lo que de verdad me aleja del mundo Apple es que es un sistema cerrado, muy cerrado, tanto en software como en hardware. Habitualmente soy eso que denominan como un "Pringao", un "fontanero informático gratuito" para mis amigos y conocidos que, como no tenían pasta para un Mac, se compraron un PC que hoy les da un problema (ya sea de soft o de hard), o que lo quieren ampliar, o ponerle más memoria o cambiarle la tarjeta gráfica, un disco duro más potente o una tarjeta de red ya que la de la placa madre ha hecho plof!. En un Mac, y no te quiero contar ya en lo último de lo último que son las tablets (sin arreglo de manitas, sean iOS o Android), el servicio técnico a precio de oro es del todo necesario en esos casos, pero en otro tipo de ordenador y con otros sistemas operativos, la fontanería es posible, se pueden reciclar aparatos con facilidad y antes de jubilarlos, con un par de ellos, puedes hacer un apaño y a la vez dar una alegría a alguien que no puede ni comprarse uno de segunda mano. Ya sé que no es un argumento de peso para aquellos que quieren un aparato donde la máxima "a mí me funciona" (¡mira, la misma de la homeopatía y las flores de Bach!), alcanza su máxima presencia, pero es una cuestión de filosofía, de búsqueda del altruismo frente al "mío, mío y sólo mío" de Apple. Será que soy un romántico y que mi tiempo ha pasado, pero mientras que con el precio de tres Macintosh pueda renovar una clase con 12 ordenadores, prefiero que más gente tenga acceso a esta fuente de sabiduría que va asociada a las nuevas tecnologías, a que unos pocos disfruten de una calidad excelsa a precios prohibitivos para la que está cayendo.

PS: No cuestiono aquí la política comercial del mundo informático porque en las mismas fábricas donde explotan a chinos para hacer iPads u otros productos de la manzana, fabrican los componentes para el resto de ordenadores, móviles o cualquier aparato electrónico que aquí consumimos alegremente. Que quede claro, eso sí.