miércoles, 21 de marzo de 2012

También en Coeducación parece que en el MOC Bilbao fuimos pioner@s



Hoy he recibido un mail del inefable Rafa Ajangiz, aka Rafatxu. Lo leemos y luego comentamos:


Arroba y género


No va a ningún lado: la @ no es sino una de las muchas grafías que se utilizan para visibilizar a las mujeres en la escritura; otras son el * (ciudadan*s), la x (ciudadanxs), la / ciudadanos/as)... Personalmente, recomiendo el genérico (ciudadanía) y la inclusión ocasional de “los hombres y las mujeres” para visibilizar un poco más.

Pero puestos a incordiar porque todo el mundo opina y reopina, con RAE o sin ella, me propongo lanzar una teoría: que la @ nació en el MOC de Bilbao, por eso de que somos de Bilbao o alrededores, o que, en todo caso, compartimos sin saberlo el embrión de este engendro, un nacimiento múltiple y ubicuo.

Tengo en mis manos un documento público del MOC de Bilbao, fechado el 16 de agosto de 1992, y varios más que le siguen ese mismo año, que hace uso de la @ para incluir a mujeres y hombres. Está escrito con una tipología rara, como aquellas que venían en paquetes de caracteres para mejorar la insulsa letra de puntos de MS-DOS que escupían las ruidosas impresoras matriciales de papel continuo. Recuerdo que en aquel año no teníamos internet ni nos lo imaginábamos, no sabíamos lo que era un correo electrónico, no existía windows en nuestro país, así que sólo una mente acostumbrada a asteriscos y "x" y cosas por el estilo pudo apropiarse entonces de ese signo raro que parecía combinar “o” y “a” para significar eso mismo, que somos iguales, que estamos en el mismo barco para hacer una sociedad distinta; no en vano, muy significativamente, el texto menciona el patriarcado entre la violencia o violencias varias a quebrar o superar en el marco de una desobediencia civil por una autodeterminación autodeterminada y autodeterminante. ¡Rar@s éramos en el MOC!

¿Conocemos algún otro precedente? Encantado estaré de conocerlo.

Rafatxu

PS: En realidad, tú fuiste co-culpable.


Hasta aquí el mail. La memoria es un instrumento curioso que cuando quieres que funcione no lo hace y cuando deseas que se apague no encuentras en botón por ningún sitio. Rafatxu ha hecho que se me enciendan circuitos que creía olvidados y me he acordado de nuestros escritos de apoyo a la Insumisión maqueados en un Chi-Writer (no sé si se escribe así), que los hacían un poco más vistosos que los que escupía por aquella época nuestro Wordstar, el Writing Assistant o el Wordperfect, que me parece que en el 92 no podíamos ni instalarlo en el chino (así hemos llamado siempre al ordenador de Bakearen Etxea). Me he acordado de todos aquellos documentos con los que les dábamos escrita la crónica a los y las periodistas que venían a nuestras ruedas de prensa, esa gente que casi nunca preguntaba, menos Gorane Alonso, la del Egunkaria, que sí que era incisiva. Y por último me he acordado de nuestros escritos llenos de "arrobas", que eran del todo obligatorias y que nos salían de forma natural, que hacían visibles a las mujeres que siempre han sido y son miembros del KEM-MOC


Si alguien tiene algo que decir sobre este particular que no se corte, pero me parece que una vez más se demuestra que paralela a la Insumisión se desarrolló una revolución que ha llegado hasta nuestros días (de esto hablaba en este post).

1 comentario:

Chose dijo...

No sé, como contrario que soy al uso de ese símbolo que no se puede leer (barrera arquitectónica donde las haya), no me siento muy orgulloso de que haya surgido en Bakearen, ¡ja, ja, ja!