viernes, 19 de febrero de 2010

Vuelve el hombre... Aguantar los gritos va en el sueldo, pollo!

No me puedo resistir y es que parece que tengo fijación con este dirigente cósmico, pero me puede. Aznar, el ínclito gobernante que no se bajó de Babieca después de posar para su periódico, ayer dio muestras de su exquisita educación y a la foto me remito. Unos peligrosos estudiantes de la universidad de Oviedo, armados con una pancarta en papel de envolver y unos folios recién sacados de la impresora, le gritaron algunas lindezas en un sano ejercicio de libertad de expresión, y el insigne padrino de la macroboda del Escorial sacó a relucir su dedo corazón. Dedo he dicho, porque corazón no tiene o lo tiene muy podrido, después de avalar una guerra en contra de su pueblo y la ONU. La excelente educación que le dieron los curas, sus ocho años de mandato, su mayoría absoluta, su trato con los líderes del planeta, nada ha conseguido refinar al hooligan que vive dentro de ese ceño fruncido. José María, potxolo, que el que te vilipendien va en el sueldo vitalicio y en lo mucho que cobras por dar tus conferencias, así que un poco de decoro.

3 comentarios:

el jukebox dijo...

Mikel, yo creo que José Mari te mola...
La verdad es que no sé a qué colegios fueron éstos que con el tiempo habrían de ser los líderes del futuro.

M i K e L dijo...

Juke, Juke, no me toques los bemoles que te arreo con una corchea que se te ve hasta la fusa.

Es cierto, Aznar me pone... me pone de los nervios. ¿Cómo se puede ser tan, tan, tan arrogante y tan, tan, tan de derechas? A este paso se mete campana.

el jukebox dijo...

Lasai, hombre, que su encanto es innegable. A mí que sea tan de derechas y eso como que ya me da igual. Lo que me empieza a fascinar son otras cosas, como su peinado, que parece diseñado por Niemeyer, o que haya la luz que haya, él siempre parezca en penumbra, como si estuviera todo el rato dentro de una pelicula de Tim Burton. Un tío mágico, que se dice.