jueves, 28 de enero de 2010

Las jubilaciones, o cómo se quiere vaguear cobrando.



Ya tenemos algo de qué hablar. Puede que sea un globo sonda de esos que usan los políticos para ver cómo está el percal, luego "donde dije digo, digo Diego" y santas pascuas, plin!, pero puede ser una tendencia, una toma de pulso, una amenaza, un deseo, una caca de vaca...

El Gobierno propondrá alargar la vida laboral
La reforma de las pensiones iría acompañada, además, por una medida para limitar las prejubilaciones

PÚBLICO.ES/EUROPA PRESS -  28/01/2010

El recorte de gasto público que está previsto que se anuncie este viernes en el Consejo de Ministros es uno de los temas clave a tratar por el Ejecutivo esta semana. Sin embargo, una de las propuestas que más cola va a traer será la de retrasar la edad de jubilación, algo que el Gobierno comienza a plantearse.


Y es que no os enteráis. Si hasta los empresarios lo piden, si hasta el presidente de honor del PP es un ejemplo de ello, y dale, vosotr*s contando los días para la jubilación. Ociosos, que sois unos ociosos, por no llamaros algo peor. Si es que aburrís hasta al abuelo de los Simpsons.

3 comentarios:

kanif dijo...

Yo quiero un despacho de puta madre y diez millones de euros de patrimonio, para prolongar mi edad de jubilación como esos cabrones de banqueros y directivos forrados que juegan a darnos lecciones. A esos los ponía yo a cavar una zanja bajo la lluvia a los 65 años a ver qué decían...
¿Que no hay dinero? Se suprime el ejército y esa parte de los impuestos a la seguridad social. Y luego se sigue con todo el resto de derroches de los políticos.

Iñaki Murua dijo...

Más que interesantes las declaraciones de un tal Díaz Merchán, que sigue a sus 69 años luchando por levantar la economía. Y una duda, ¿cobra además Fraga alguna pensión?

JD dijo...

Mancheta txistorrera:
"A mí no me jode seguir trabajando... me jode tener 67 y seguir de becario".

Pues eso. Que oigan, si hay que trabajar más, se trabaja. Seamos pragmáticos: a los 65 hay gente que está de cojones, aún productiva, y mandarlos a casa es un derroche de capital humano. El que no pueda, incapacidad y a casa, tenga 67, 65 o 55 (o 35).

Pero mira, estoy de acuerdo al 100% con Kanif: si esto no es por reflexiones sobre cómo envejece la peña actualmente, sino porque falta tela en la caja de la Seguridad Social, se me ocurren otros gastos que se podrían recortar.