sábado, 16 de enero de 2010

A veces mamá Tierra nos recuerda que somos muy frágiles.




boston.com Logan Abassi/MINUSTAH via Getty Images

Eutsi gogor!


PS: Aunque algunos digan como el obispo Munilla: "Quizá es un mal más grande el que nosotros estamos padeciendo (nuestra pobre situación espiritual), que el que esos inocentes están sufriendo". Abre por primera vez la boca y ya queda retratado. Bingo!

ACTUALIZACIÓN

Un artículo de Iñaki Berasaluce que explica que Haiti sea pobre y su vecina República Dominicana relativamente rica

5 comentarios:

María dijo...

EL título del post genial, ¡no nos damos cuenta de nuestra fragilidad hasta que mamá se enfada!
Y con respecto a la famosa frase...¡sin comentarios! Algunos calladitos lo parecen, pero cuando abren la boca confirman lo que nos temíamos.
Felicidades por tu espacio

Iñaki Murua dijo...

Quizá nos recuerde que somos frágiles... o la injusta situación del país más pobre de América, ya antes del terremoto.

M i K e L dijo...

Gracias María, tu blog también me encanta y me tendrás de asiduo.

Iñaki, si pasa algo de esa magnitud en Japón habría habido destrucción pero mucho menor que la que se da en edificios e infraestructuras en precario, tienes razón. Pero eso sí, mamá cabreada y ni Los Angeles que espera el Big One y parece preparado, podría aguantar. Mamá es mucha mamá.

Moli dijo...

o nos recuerda q somos igual de animales...Mxk

kanif dijo...

¡La pacha mama y su puta madre!
O cómo nos gusta explicar la fatalidad y tratar de ponerle significado a todo...