miércoles, 13 de mayo de 2009

Vale, tenéis razón... Esto del Athletic es más que fútbol

Ver Bilbao engalanado antes de un partido contra un club infinitamente superior, ver niñ*s, ancian*s, Oteros, munipas, barrender*s, panader*s, conductores, infinidad de jóvenes y adolescentes siendo uno con el fenómeno Athletic, me ha convencido. Es evidente que no toda esa gente es futbolera ni forofa, sino que se apunta a una marea de sentimiento que no sabe explicar.

Hace 25 años sí que hubo una comunión parecida pero fue a posteriori, con el título ya ganado, pero lo que ha ocurrido estos días y en plena crisis económica, supera el más frío de los análisis.

Me quedo con las declaraciones de Joaquín Atxukarro, el pianista bilbaíno que ostenta el título de "hijo predilecto de Bilbao", el único que permanece vivo de los pocos que han repartido:

"Yo esto lo veo optimista, por una razón: si hubiese derrota no sería deshonra; si hubiese victoria sería leyenda, entonces lo que sea es fantástico ya por el hecho de estar allí."

6 comentarios:

Iñaki Murua dijo...

Si ya decía yo que en el fondo eres... :-)))

M i K e L dijo...

Un gili, sí, ya sé

javi dijo...

Os imaginais al Patas Cortas, allá por los 40 o 50, entregando la copa a una gente ( vasca ), a muchos de cuyos familiares asesinó.
Ha marcado esto el sentimiento Athletic ???

Juan Carlos Latxaga dijo...

Por fin has visto la luz, pecadorrr

Gontzal dijo...

¡Los conversos a la cola!

;-)

M i K e L dijo...

Uyy, de converso nada. Sólo vi parte de la primera parte en mi casa, solito, no he ido al recibimiento y sigo igual de crítico con el fútbol de élite, pero lo del fenómeno de masas es indudable. Al 80% de la gente que ha estado estoy días vestida de rojiblanca se la sopla el fútbol, sencillamente eran los de su tribu, los de sus colores de guerra, sus huestes, los que volvían al pueblo después de la batallita. Nada más.

Pero hoy muchos dormirán mejor después de la catarsis y la campaña de publicidad para el club ha sido de dimensiones colosales. A ver si así mejora la cantera porque la sequía es preocupante.