martes, 16 de septiembre de 2014

Javier Domínguez sabe hacer radio, los gestores de Radio Euskadi ni la oyen, ni la escuchan


Este post se parece a uno que ya escribí cuando Punto Radio cerró, pero tiene otro toque más íntimo. Antes de nada vayan ustedes al blog de Asun, alias @esaotra, lean una visión del tema que comparto al 100% y luego vuelvan. La explicación del entuerto a un nivel laboral está perfectamente dibujada en el texto de Asun, así que ni una coma voy a añadir. Yo voy a ir más a lo personal en los siguientes párrafos.

Conocí a JD hace mucho y fue gracias a mi afición radiofónica. Javi trabajaba en Más que palabras con Javier Vizcaíno, Cristina Álvarez, Itsaso Güemes y Loreto Larunbe, y organizamos una quedada para conocernos hacedores y escuchantes. Desde aquel día supe que a ese gigantón navarro le gustaba la radio que me gustaba a mí, fresca, ágil, muy interactiva, un medio de comunicación que enseña y entretiene al estilo del Libro de Petete. Nunca he sido demasiado fiel a ninguna emisora, he disfrutado con el difunto Juan Antonio Cebrián en La Rosa de los Vientos, con el señor Casamajor de Sardá, con Todo por la radio de la SER, con las historias de miedo y fantasía en Radio Nacional, y por supuesto, con varios programas de Radio Euskadi, como el ya citado Mas que palabras o los Pulpos de Graffiti, donde también trabajaba Javi. Digamos que soy un oyente con criterio. Con el mío.

Javier Domínguez comparte gustos conmigo y cuando montó La Noche Despierta, un programa nocturno de 5 horas, organizó secciones de esa radio que me apasiona, introdujo las redes sociales y me invitó a formar parte de la aventura. Gamberra (que no Ganbara) era una sección arriesgada porque dejaba hablar a gente de la calle sin censura, nunca nos puso una pega y mira que yo al menos soy un bocachancla del demonio, políticamente poco correcto y que se lleva mal con la autoridad. Alguna vez nos pasamos pero la noche confunde a los gestores que no parecían escuchar nuestras crudas opiniones. En ese espacio de libertad que era La Noche Despierta estábamos gente variopinta, Naiara, Patricia, Asun, Uxue, Traité, deslenguados en su mayoría, difíciles de controlar en antena. La cosa funcionó pero los gestores de Radio Euskadi decidieron cargarse el programa y dejar la noche para insufribles refritos, sin nadie al otro lado del micrófono, que, escuchen, es el secreto de un programa nocturno, leches!

Javi salió a Graffiti, un programa de tarde que llevaba años languideciendo, perdiendo punch y audiencia. Con la dirección del programa en su cabeza de monstruo radiofónico, JD rediseñó las secciones y consiguió una audiencia muy respetable para esas horas donde se hace difícil imaginar quién escucha la radio, de 20:00 a 22:00.

Este curso hemos hecho otra vez radio divertida, plural, dinámica, pero como bien explica Asun en su post, los gestores de Radio Euskadi han hecho una limpia disfrazada de OPE que es un ERE encubierto, un trabalenguas de siglas que se finiquita con despidos, con profesionales arrinconados a la espera de resoluciones judiciales o creyendo en la vuelta a la sensatez de los que toman decisiones pero no aman el medio que dicen representar. Estoy triste y cabreado pero no soy de papel, no me voy a quemar. Os invito a prestar atención en los meses venideros, cuando el desarrollo de los acontecimientos aclare la situación profesional y laboral de esas personas que llevaban años peleando por una radio pública de calidad.

Para acabar, ahí abajo pongo el audio de la despedida del Graffiti por mi parte, he decidido seguir el destino de mi amigo Javi y he silenciado mi voz en Radio Euskadi. No me arrepiento de nada de lo que dije, me pasé lo justo y en un minuto lancé flores y tiestos. Enhorabuena por su trabajo al que recibió las flores y para los que recibieron las macetas lanzadas a la cabeza, que les tarden en cicatrizar las brechas. La radio es un medio para transmitir sensaciones e ideas y sólo las cabezas bien amuebladas aprecian esa magia. A los demás ni agua.

AUDIO: DESPEDIDA DE GRAFFITI. SEPTIEMBRE 2014

Y así es como se despidió Javi del Graffiti y de esta etapa en Radio Euskadi. Genio y figura: AUDIO


1 comentario:

Kanif dijo...

Creo que el Sr. Domínguez, cerrando el audio con la frase "A veces el problema que tenemos algunos es que damos libertad", pone el dedo en la llaga de la principal causa de estos despidos: asegurar el control de los que hablan en la emisora.