miércoles, 4 de diciembre de 2013

La Ley de inSeguridad Ciudadana, o cómo querer controlar la desobediencia


Acabada la primera evaluación vuelvo al blog donde ya habían salido telarañas, y vuelvo después de que el gobierno de los herederos naturales de Franco haya aprobado el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, LSC, así que regreso cabreado.  Por si queréis echar un vistazo estos son sus puntos principales y fíjate que pongo los de un periódico poco sospechoso de ser progre.

Vale, una vez leídos podemos opinar que dado el cariz que pueden tomar los acontecimientos, es del todo lógico que un gobierno, sea del palo que sea, se defienda de alguna forma. Que la LSC pisotee derechos fundamentales, que dé carta blanca a arbitrariedades de policías que nunca han demostrado tener mucho cerebro, que criminalice a los disidentes, pues es claramente una ley más propia de los tiempos de su adorado caudillo que de los actuales. Hoy mismo Europa ya les ha leído la cartilla pero conociendo al meapilas opusiano del ministro de interior y a Rajoy, el Presidente Pasmado (mira! PP), van a seguir con ella adelante y van a convertir la desobediencia civil en una práctica de riesgo aunque ya lo era, y bastante además. Por si fuera poco, la portavoz de su partido, otra iluminada con mantilla, dice que desde Europa no pueden interferir en la justicia española, vamos, que Europa está bien para eso de dar pasta pero que ni se le ocurra decir que alguna de nuestras queridas leyes vulneran los Derechos Humanos, ¡no hija, no!

¿Y qué vamos a hacer los desobedientes? Pues reinventarnos, ya lo hicimos con la insumisión y aprovechamos su propia fuerza represiva para generar un colchón para nosotros y un duro suelo para su caída. En aquella época los socialistas reescribieron muchas leyes para acabar con la disidencia y sólo consiguieron generar un movimiento social que les dio con la puerta en las narices. Ahora haremos algo parecido y ya estamos estudiando estrategias que dejen en ridículo delante de la sociedad y de Europa a estos inquisidores admiradores de Torquemada, que seguro que tenía carnet del PP como lo tuvo del PSOE, claro. En algunos meses novedades, nuevas formas de desobediencia. Nos vemos en los juzgados.

La foto está tomada de @redskin19633, un tuitero muy cañero.

No hay comentarios: