lunes, 30 de noviembre de 2009

Gran deporte la rumorología



Basta que el deportista mejor pagado del mundo salga a horas intempestivas de su casa y se dé un buen moco con su coche contra una boca de incendios, para que se disparen los comentarios.

Acostumbrados como estamos al sexo oral, esto es, a hablar de los demás para j*derlos, se han hecho todo tipo de especulaciones sobre Tiger. Que si estaba un poco pa'llá, que si no sabía conducir, pero la que más fuerza ha cogido ha sido la que cualquier novela de misterio o de espías tendría como principal trama: "chercher la femme". Los conspiradores presuponen que Tiger le estaba poniéndole los tubos a su rubia esposa, la modelo Elin Nordegren, se puso como una fiera y el críticado maridito infiel salió por patas de su casa, y no llegó muy lejos porque conducir bajo los efectos del cabreo suele ser peligroso. Los "inventores de historias" han afinado tanto que hablan de una enloquecida mujer que le persigue con palos de golf hasta el coche, golpea la carrocería antes de que él emprendiese la fuga, algo tan surrealista que es hasta creíble. La versión de la policia también habla de la chica como la primera que acudió en auxilio de su marido, y con un palo de golf (en su casa tendrá cientos) rompió el cristal para poder atenderle. Ummm, esta historia es igual de surrealista y por lo tanto también creíble. Es la coña esto.

Este chico tiene una fortuna estimada de más de mil millones de dólares, pero un escándalo como éste le haría perder patrocinadores, de esos mojigatos que soportan que el golfista tenga acciones en fábricas de armas (es una suposición), pero si tiene a alguien cerca de su bragueta, automáticamente pierde la confianza de los sponsors.

Bueno, lo dicho, que mucha gente, demasiada, es muy amiga de latigar a otra gente con rumores, ya sean fundados o no, y les importa una higa que la reputación del vilipendiado quede a la altura del betún (eh, que el color de la piel del protagonista no tiene nada que ver con esa última palabra).

Ah, y el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

3 comentarios:

Roberto Moso dijo...

vaya usted a saber. Ahí está el Clinton dndo conferencias a 1000 dólres la hora (es un decir) sin que la "mancha" le haya "manchado" gran cosa. Oyes, lo de Oscar Wilde sí que eran frases. hay otra que me encanta: "La ironia te da unos segundos de placer y una vida de padecimientos"

Juan Carlos Latxaga dijo...

Jo Mikel, eso de que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra suena algo fatuo, así como si yo te contara...:-)

M i K e L dijo...

Fatuo no es, es una autoacusación porque creo que todos hemos caído en semejantes prácticas, ya sea de palabra u obra, así que no era por mantenerme inmaculado, sino más bien lo contrario.